¡Bienvenidos al sitio web de FM Dinámica 96.9 Esperanza - Santa Fe!
Noticias
» Volver
16.08.2016 | Río 2016 y la T.V. :
Por qué los jóvenes le dan la espalda a los Juegos
OBS, la productora de imágenes de los Juegos, trabaja ya en función de nuevas y jóvenes audiencias para las que un celular o una tablet es la única referencia, porque ignoran el televisor.Se preparan para el final de una era.
RíO DE JANEIRO - Son tres letras que desconciertan al que desconoce la nomenclatura olímpica. ¿IBC? ¿Qué es eso? Hasta que surge un dato que termina de confirmar que se está caminando por las entrañas de un monstruo: allí se genera, todos los días, un volumen de datos que equivale al de Bélgica u Holanda.

El IBC es el International Broadcasting Center, el hermano mayor del MPC, el Centro Principal de Medios de Río 2016. Ambos enormes edificios, los del IBC y MPC, se ubican en el Parque Olímpico, construido sobre el que fuera el circuito de Jacarapeguá, escenario hace décadas de pruebas de la Fórmula 1. Las cosas funcionan siempre de la misma manera en los Juegos Olímpicos: la prensa escrita se concentra en una enorme sala apenas correcta, cruzada por extrañas corrientes de viento excesivamente frío o caliente. Cierta desolación y servicios apenas justos. Pekín y Londres subieron el nivel, pero Río lo llevó a la altura de un sótano.

La vida es en cambio muy diferente en el IBC, donde el espacio, el lujo e incluso el derroche abundan. La diferencia se explica con facilidad: la televisión paga miles de millones de dólares para transmitir los Juegos. La prensa escrita, nada. Cuestión de clases.

Todo es posible en los 85.000 metros cuadrados que ocupa el IBC, donde otra sigla que poco dice para el gran público, OBS, tiene su cuartel general. El trabajo del Olympic Broadcasting Service es producir la televisación de los Juegos. Parece sencillo, pero se trata de la mayor producción televisiva del mundo, nada supera el despliegue técnico y humano que exigen los Juegos Olímpicos. Las cadenas de televisión que pagaron derechos reciben las imágenes de OBS, y ademas son libres de añadir otras propias tomadas cn sus cámaras. Río 2016 fue récord: 105 cadenas pagaron por los derechos de los Juegos.

Yannis Exarchios, un voluminoso griego, es el jefe de OBS, con sede en Madrid y prima del "Canal Olímpico" que el COI lanzará tras los Juegos. De los cerebros tecnológicos de OBS salen maravillas que se resumen en 9.100 horas de televisación de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

"Tenemos 45 señales y otras diez adicionales para aprovechar imágenes muy valiosas que de otra manera se perderían", explicó Exarchios a LA NACIÓN durante una recorrida por el IBC. "Nos dimos cuenta de que teníamos imágenes fabulosas que no estábamos aprovechando, imágenes de super slow motion, entre otras. Por eso creamos las diez señales extra, el multi feed".

Exarchios no está contento con la organización de los Juegos. "Por suerte la belleza de la ciudad hace magia, pero en el momento de las ceremonias de medallas las cosas se podrían ver mucho mejor. Muchas veces lo único que se ve detrás es una simple pared. Sencillamente no han terminado las instalaciones".

El equipo de Exarchios cuenta con cámaras áereas sobre todo el Parque Olímpico (ayer cayó una debido al fuerte viento, ver columna) y la Laguna Rodrigo de Freitas, así como drones que generan imágenes que quitan el aliento. Asociados con los japoneses de RHB NHK, trabajan ya con tecnología 8K, que tiene 16 veces más definición que el HD. La paradoja es que la televisión no tiene demasiado futuro, y lo saben.

"Más allá de que ofrezcamos imágenes con cada vez mayor resolución, somos conscientes de que la gente joven nos consume en pantalla chica. Los de Río son los primeros Juegos en los que la televisación tradicional y la digital van a estar al mismo nivel. Por primera vez en la historia lo que se vea en celulares, tablets o computadoras de escritorio va a ser igual de importante que lo que se vea en televisión".

Ese mundo digital que avanza imparable ofrece posibilidades impensables en la ex caja boba, que pese a todo sigue generando mucho dinero y tiene asegurados multimillonarios derechos hasta 2032.

"Tenemos el Olympic Video Player (OVP), con hasta 36 transmisiones simultáneas y posibilidad de personalización. Así es que se pueden aprovechar todas las cámaras que tenemos y seguir a deportistas de nacionalidades que no están siendo ofrecidos por la señal que OBS baja a las cadenas internacionales. Los espectadores pueden usar sus cámaras y elegir la perspectiva desde la que quieren ver la competencia".

En OBS hay normas, buscan ser "imparciales en términos puramente visuales". ¿Qué quieren decir?

"A veces alguien se lesiona y todas las cámaras corren a enfocar a esa persona que está sufriendo. Eso no lo verán en la señal de OBS. Se van a enterar de que alguien se lesionó, sí, pero no nos vamos a cebar con su sufrimiento. Tampoco con el de un caballo, a los que nosotros tratamos con el mismo cuidado que a un atleta. Los cuidamos también cuando se lesionan". Según Exarchios, el alcance de OBS es tan universal que no se pueden dar el lujo de herir la sensibilidad de nadie. "Llegamos a 237 territorios en todo el planeta y no sabemos a qué hora. Tenemos que respetar eso. Y también cuidamos a los deportistas, que pueden equivocarse en una primera declaración en caliente. Les damos una nueva oportunidad y difundimos la segunda entrevista".

Entusiasmados con lo que ofrecen en Río, en OBS no niegan que les resulta difícil describir hoy lo que ofrecerán en Tokio 2020, aunque está claro que se dará un salto que no termina de verse aún. ¿El anticipo? Los Juegos de invierno de Pyeongchang 2018, en la también hipertecnológica Corea del Sur.

LA NACION
Por qué los jóvenes le dan la espalda a los Juegos por T.V..-
Sitio creado con Ponzie ®